Selección de juegos 15/04/2019

La lista de esta semana se siente mucho más…indulgente que las otras. Juzgad por vosotros mismos.

1) 7 Days in the Fire Mountain, por Mojiken Studio (itch.io)

Sin título.png

“Un augurio ha sido revelado, embárcate en un viaje a la Montaña del Fuego.”

Los laberintos isométricos tienen una característica confusa que los hace especialmente frustrantes a la hora de adentrarse en ellos. Es comprensible que tanta gente se sienta repelida por un formato de presentación que, las más de las veces, parece estar ofuscando al jugador sin pretenderlo, pero para un prototipo como éste, en el que la ofuscación y el desencuentro son factores fundamentales, se siente como en casa. Con todo, no es difícil percibir aquí la influencia de SuperGiant aquí, especialmente en el apartado narrativo, que es posiblemente el aspecto menos trabajado de todo el juego. Teniendo en cuenta que la narración es un componente básico en esta experiencia, es posible que este juego os parezca menos interesante que el resto de obras, pero tengo que decir que me siento atraído a laberintos sin sentido como el de esta montaña.

2) Escaped Chasm, por temmie (itch.io)

Sin título

“Un pequeño juego de RPGMaker sobre una chica solitaria con conexión a otro mundo que ve en sus sueños.”

Guau, la nostalgia con esto. Siento que mi cuerpo transmigra a 2009 cada vez que abro esta pequeña pieza semi-biográfica de la artista detrás de Undertale y Deltarune. Tratándose de esta persona, no iba a perder la oportunidad de jugar a su obra, pero me resulta imposible jugar a esto y olvidar la época de Ib y Kaima. No se trata de que el juego rinda homenaje a una época determinada de la comunidad RPGMaker: está intentando entrar en ella por pura fuerza bruta. El resultado es que esta obra, más que muchas otras que he tenido la opción de probar, se siente extremadamente indulgente y complaciente consigo misma. Para mí, una obra tan evidentemente personal como ésta oscila entre la expresión sincera y la devoción al pasado mismo de la creadora, y el resultado es una experiencia ambigüa no del todo cómoda. Solía decir que echaba de menos aquella época artística, pero ahora, no lo tengo tan claro.

3) In the Morning Turns to Ash por John Vanderhoef (itch.io)

Sin título

In the Morning Turns to Ash es un poema lúdico narrativo en primera persona sobre un hombre que intenta lidiar con el fallecimiento reciente de su padre volviendo a al retiro silvestre en el que solían acampar juntos.”

Hablando de homenajes a épocas pasadas, este juego se siente que pertenece a dos años atrás. Las comparaciones con Firewatch son evidentes a un nivel superficial, pero a nivel lúdico, Dear Esther es el referente más obvio. Mi actitud con este tipo de juegos tiende a asentarse cada vez más en que lo importante radica en la capacidad de su autor para transmitir, de la forma más sincera posible, los sentimientos que el espacio y la narración intentan ofrecer en conjunto. Dear Esther recurría a la alegoría y a la metáfora para hablar de la aniquilación personal, mientras que Firewatch se valía de un no siempre resolutivo retruécano narrativo para hablar de la pérdida personal en su sentido más doloroso. In the Morning Turns to Ash es mucho más introspectivo y reflexivo, menos artifical pero quizá menos personal que los ejemplos que he puesto aquí. Pero no decae en el nihilismo vanal de First-Person Walkers, lo que le salva de sentirse insulso del todo. Pero este juego me hace pensar en lo mucho que me gustó Dank Mountain.

4) Life in the Static por TadasGloom (newgrounds)

Sin título

Life in the Static es un sencillo plataformas atmosférico donde tienes la habilidad de parar el tiempo.”

Madre mía, esta lista se está convirtiendo en un curso a los últimos 10 años. Hemos visto ya a SupeGiant, a Chinese Room y a Toby Fox, y ahora nos toca Jonathan Blow y McMillen. A ver, que no hace falta ser un genio para ver de quién estamos sacando ideas aquí. Lo más interesante, como siempre, es la combinación, pero da un poco de vértigo cuando recuerdo la época en que estas formas de diseñar se sentían rompedoras y novedosas en sí mismas. Ahora, son poco más que paseos agradables por el parque, momentos con los que recordar épocas mejores y tomarnos un respiro de nuestra asquerosa realidad actual. El tono ligeramente oscurso del juego no engaña a nadie: hay mucho cariño y mucho infantilismo en esto, y no hay nada de malo en rememorar tu infancia artística de cuando en cuando. Estoy impaciente por ver, de una vez y para siempre, lo que pasará cuando dejamos atrás esta época de diseño.

5) You Shall Know the Truth por Jonas Kyratzes (Kongregate)

Sin título

“Eres un agente secreto que está intentando sonsacar información de Wikieaks ¿Puedes encontrar las filtraciones a tiempo?”

Y para terminar este resumen inesperado de los años 10 del siglo XXI a través del videojuego, tenemos esta cosilla de un autor cuya relevancia se perdió hace mucho. Si alguno es capaz de recordar lo que se sentía al jugar a estas cosas y sentir las cosas que querían hacernos sentir, enhorabuena, habéis envejecido un montón. Hay tantas cosas de mi infancia pseudo-progre aquí: la veneración a Wikileaks, la conspiranoia, la actitud (levemente) irónica que permea todo, los aires de importancia…incluso la referencia a Chelsea Manning lleva años desactualizada. Tenía muchas reservas a la hora de recomendar esto por las posibles alabanzas a cierta figura detestable que ha estado en las noticias últimamente, pero por suerte para todo, Kyratzes se las guardó para este newsgame, lo que ha permitido a este juego envejecer un poco más dignamente que la basura de Peter Joseph. Si alguien quiere echar un vistazo a cómo era el clima político de izquierdas antes de Trump y el ascenso radical de la extrema derecha, que eche un vistazo a esto cuando pueda.

Cuando empecé esta lista, no esperaba que acabara convirtiéndose en esto. Que sirva de recolección de años pasados y punto de reflexión para nuestra situación actual como medio artístico, supongo.

Anuncios

Selección de juegos 08/04/2019

Más viejas joyas olvidadas en esta lista.

1) Tetris, por JKB Productions (RPG Maker Historia)

Sin título

(sin descripción)

Henos aquí una vieja joya del pasado de RPG Maker. A principios de los 2000, era bastante habitual encontrarse obras que desafiaban el propósito original del programa de Enterbrain y trataban de darle alguna vuelta de tuerca lúdica por el simple placer de experimentar. Esto pasó, cómo no, antes de la formalización masiva de la tipología de juegos en la comunidad, y es cierto que muchos de los juegos de esta época destacan más por su concepto que por su ejecución. Pero algo tan sencillo de implementar y concebir como Tetris, además de abrir la puerta a este tipo de experimentaciones, también ayuda a comprender el delicado equilibrio del juego de Pajitnov.

2) Omelettes, por stevenjmiller (newgrounds)

Sin título

“Las plataformas tienen altura. Puedes moverte un nivel abajo y uno arriba cada vez. Puedes empujar objetos que estén al mismo nivel que tu.”

Tras los inciertos momentos de silencio a los que Newgrounds nos ha sometido en los últimos días, el sitio web nos devuelve al ámbito de los juegos de puzles simples y endiablados mediante un juego de alturas y ordenación que acaba volviéndose terrorífico en sus últimas fases. No es de extrañar que la obra rebose influencias de Adventures of Lolo, pero el reducido tamaño de la experiencia lo acerca más a un juego de móvil actual que a cualquier otra cosa (sin olvidar que su estética, a caballo entre el pixel art más conservador y el costumbrismo absurdista de tantos puzles digitales, es un buen eco del paraje artístico de esa época

3) BREAKER por Daniel Linssen (itch.io)

Sin título

“una mezcla de BreakoutSpace Invaders e Ikaruga.”

No es fácil entender este juego. La idea en sí es comprensible, pero la amalgama de influencias e inspiraciones dota al texto de una cierta confusión maximalista que no siempre repercute en su beneficio. Hay momentos en que todo parece cuadrar, y la compenetración entre movimiento y puntería da lugar a momentos de jugabilidad de gran satisfacción y orgullo personal, pero otras veces, se siente más como un conjunto abigarrado de ideas que han tratado de juntarse para hacer un trabajo en equipo pero no han sabido ponerse de acuerdo. Con todo, me gusta mucho el estilo visual, y lleva el título de “arcade” con más orgullo que muchas obras actuales y más conocidas.

4) o que é Golden Shower por Pedro Paiva (itch.io)

Sin título

(sin descripción)

Hay veces en que Pedro Paiva te engaña hasta el punto de hacerte creer que su obra va a ser un juego de reflejos tradicional enmarcado con alguna estética punkarra, pero en el último momento, siempre se revela como una ilusión deliberada. Los que conocen el oscuro y no muy bien documentado mundo de los juegos porno de Atari comprenderá las referencias que el autor brasileño está pretendiendo evocar en su (corta) parte “arcade,” pero la esencia del texto, como siempre, reposa en la secuencia completa. Esta obra es sencilla de entender, directa y franca y con menos sutileza que un martillo del Ikea. Pero no pretende hacer otra cosa que gritar de rabia, y en un momento como éste, gritar de rabia es lo que más falta nos hace.

5) Miserere por SnowOwl (rpgmaker.net)

Sin título

“En Miserere exploras los sueños del ocupante de una estación espacial. El habitante sin nombre lleva en esta estación durante años, solo. Ni qué decir tiene que eso ha supuesto una carga para la mente de nuestro protagonista, lo que se muestra ocasionalmente en los sueños. Pero aún hay atisbos de esperanza. “

Si Pedro Paiva nos invitaba a desahogarnos, Miserere nos invita a recrearnos en nuestra alienación. No hay duda que el autor recogió bastante de Yume Nikki para crear esta rocambolesca historia del hombre espacial perdido en medio de ninguna parte, pero la metáfora del sueño como única vía de escape y, al mismo tiempo, como trampa mortal para el individuo, debería resultarle obvia a cualquiera que haya experimentado la desolación mental de nuestra época. Tal vez haya una lección que sacar de Miserere (que los sueños, por muy perfectos que queramos que sean, se vuelven en nuestra contra, o que su promesa redentora no deja de ser una trampa con la que inducirnos en la apatía más abyecta), pero lo que está claro es que los juegos han probado ser muy buenos a la hora de transmitir el tedio vital de nuestro día a día. Yume Nikki sentó las bases, y Miserere le sigue la zaga muy de cerca.

Y hasta aquí hemos llegado. Como siempre, nos vemos la semana que viene.

Selección de juegos 01/04/2019

Como siempre, incluyo 10 juegos para justificar la falta de lista de la semana pasada, y lo acompaso con entradas más cortas. A ver que os parece lo que he encontrado. ^^

1) The Glass Staircase, por Puppet Combo (itch.io)

Sin título

The Glass Staircase es un homenaje al survival horror de la PS2 y a películas zombies italianas.”

Más que Resident Evil, el estilo y presentación de este juego me ha recordado, por lo parco de su presentación, a Alone in the Dark, pero no se pueden las influencias cuando te saltan a la cara. Un punto muy bueno mezclar el exploitation de las películas de los setenta con el exploitation de los juegos de los noventa.

2) Mobius, por papercookies (itch.io)

Sin título

“Muchos niveles de mentalidad retorcida repartidos a lo largo de bandas de Möbius.”

Con una sencillez que recuerda a los plataformas de principios de los ochenta, este juego te puede dejar muy enganchado si no tienes cuidado.

3) Rainy Day por Toulou (itch.io)

Sin título

Rainy day es un plataformas experimental con gráficos ASCII de la vieja escuela.”

Aunque “experimental” se siente un término un tanto generoso para un estilo de juego y presentación que Kavanagh ya hacía hace 5 años, esta pequeña experiencia tiene un sentido del flujo que me parece muy atractivo.

4) The Wind por Airdorf (itch.io)

Sin título

THE WIND es un juego de terror de píxeles inspirados en lo retro, basado en la película  THE WIND (2019), dirigida por Emma Tammi.”

En muchos aspectos, THE WIND es la entrada perfecta a la obra de Airdorf. La pasión del autor por hallar lo terrorífico, lo incómodo, lo desagradable, en el mundo supuestamente inofensivo de lo retro, es algo que se contagia rápido.

5) This is probably going to make things awkward por Misspeak (itch.io)

Sin título.png

“¿Repasas conversaciones que probablemente nunca tendrás? Yo lo hago, todo el tiempo. Así que hice un pequeño juego sobre ello.”

Con una sinceridad y una franqueza que recuerdan a los mejores momentos de Meditations, este juego puede resultar distante para algunos por lo específico de la experiencia, o no lo bastante concreto para lo que esas experiencias están refiriendo. De todas formas, es el marco de la presentación, la idea de las conversaciones que sólo se tienen en la mente, las que dan sentido a esta ambigüedad y fuerza a la obra.

6) A wonderful day for fishing por Nick Lives (itch.io)

Sin título.png

“Un juego de terror experimental que hice en un fin de semana, en el que exploro el aislamiento, el valle inquietante, y la repetición en tanto que elementos fundamentales.”

Si The Wind o el juego que viene después nos presentan con un entorno hostil al que tenemos que entender o, en el peor de los casos, resignarnos, A Wonderful Day for Fishing es un lento y terrorífico viaje a la locura. Una obra inquietante como pocas con este estilo.

7) Glitchphobia por biszop (itch.io)

Sin título

“Sumérgete en una realidad inestable.”

Dicho ya de la meditación anterior, pero me encanta lo cerca que este trabajo se siente a obras tan significativas como EcoChamber Portal. Me encanta la manera con que esta obra juega con tus expectativas visuales, auditivas y hápticas.

8) Passpartout: The One Man Band por Flamebait (itch.io)

Sin título

“¡Compón tu propia música y tócala frente a extraños en la calle!”

Creo que, entre The Starving Artist y esto, podemos hablar oficialmente de la franquicia Passpartout. Esta vez, el foco de interés es la música y lo (horrible) que puedo ser al Mario Paint si no me esfuerzo.

9) The Dolphin’s Rune por Mindscape (archive.org)

Sin título

“Este es un juego inusual de acción y puzles en el que el jugador controla a un delfín.”

El primer Ecco antes de Ecco, un juego hecho por el Jason Rohrer de los ochenta, John O’Neil, un nombre que ha quedado injustamente olvidado. Poner en marcha esta obra ya tiene su aquél si queréis probarlo en Archive, pero vale muchísimo la pena por lo vanguardista que se siente. Si lo estrenasen en itch.io hoy, no desentonaría.

10) Daedalus’ Obelisk por Darren Hewer (Museum of ZZT)

Sin título

(sin descripción)

Una cosilla más del pasado para recordarnos lo nuevo no siempre es nuevo, sobre todo cuando sabes buscar. Decidme que esta obra no se lee, siente y toca como un Bitsy antes que Bitsy. Ya me diréis, pero me ha parecido un descubrimiento excepcional.

Selección de juegos 18/03/2019

Esta lista incluye un par de cosillas de 2018 que deberían haberse publicitado más. Ahí lo dejo.

1) Marble Marcher, por CodeParade (itch.io)

Sin título

Marble Marcher está trazado por completo en marchado de rayos (similar al ray-tracing) en tiempo real y se juega en la superficie de fractales evolutivas. El objetivo es llevar tu canica a la meta lo más rápido posible. Hay 24 niveles que dominar.”

No cuesta mucho adinivar las inspiraciones artísticas y técnicas de Marble Marcher. El énfasis en presentar un motor gráfico nuevo y en demostrar sus capacidades es propio de numerosos juegos 3D que, a los inicios de la Playstation, se asentaron en juegos ligeramente abstractos que permitieran hacer lucir a la máquina sin interferencia de personajes o de tramas secundarias. Kula World es el ejemplo perfecto si queremos mantenernos en la órbita de diseño europea, pero Jumping Jack Flash, aunque más caricaturesco, sigue una dinámica similar. Por lo demás, el estilo visual y el recurso a música machacona sintética también recuerdan a los cientos (si no miles) de juegos de minigolf con gráficos prerrenderizados que dominaron la órbita de juegos de DOS desde Zany Golf y (cómo no) Marble Madness.

2) Where the Goats Are, por Memory of God (itch.io)

Sin título.png

“Juega como Tikvah mientras intenta mantener su estilo de vida, cuidando cabras y haciendo queso, mientras el mundo se desmorona a su alrededor.”

Del mismo modo que pueden entreverse las inspiraciones videolúdicas de Marble Marcher en el cuerpo del texto, creo que el espacio mental del creador de Stillness of the Wind se revela con bastante claridad en esta pequeña pero bonita experiencia táctil. Where the Goats Are es un juego que trata de capturar, mediante la insistencia del día a día y lo mundanal de sus actividades, una armonía y paz interna que recuerda poderosamente al estado al que aspiran tantos religiosos. La estética del juego, a camino completo con la de Journey, ayuda a una comparación, que no me cabe duda que harán muchos, con los fundamentos del Islam, pero también ayuda a esa comparación (en oposición al carácter estrictamente lúdico de la obra de That Game Company) que el objetivo principal del juego sea mantener la paz y humildad ante la vida en medio de una vida de constante cambio e incertidumbre.

3) 10s por owch (itch.io)

Sin título

“Un juego de dieces.”

Ping Pong con bullet hell. He aquí una idea maravillosamente simple que va a hacer a todo quisque decir “¿Por qué no se me ha ocurrido eso a mí?” El juego original en el que se apoya esta sencilla pero maravillosa idea es poco más que una demo con unos cuantos niveles a este punto, pero los resultados actuales son maravillosos. Como es normal en este tipo de obras, lo difícil es manejar la física de tu munición particular y acostumbrarte al movimiento de tu personaje. Lo demás, sin embargo, es invitador y agradable desde el minuto uno, e invita a que le eches horas y horas a estos partidos fantásticos con un compañero y os echéis mogollón de risas. Me parece criminal que no se haya hablado más de esta obra, si os soy sincero.

4) Good Morning! por cnmon (newgrounds)

Sin título

“‘good morning!`’ es un simulador corto, casual, sobre la rutina matutina que trata sobre empezar tu día de forma apropiada.”

Una pieza genuinamente brillante, aunque tal vez se deba a que cualquier juego que utiliza el molde de Wario Ware me parece brillante de entrada y luego ya voy nivelando mis expectativas. La aportación más interesante de este juego, en mi opinión, es su interés por mecanizar actividades como el apunte de notas personales de un modo que no había visto en ninguno de los juegos de este tipo. Aparte de eso, el otro elemento interesante es que muchas de las pruebas pueden saltarse si queremos, lo que refuerza aún más el carácter algo libre de las pruebas y otorga una sensación de independencia importante a nuestra actividad rutinaria.

5) Naut por Titouan Millet (itch.io)

Sin título

“¿Hay vida en Marte? Deambula por ahí, ve por el desierto, escucha lo que el cosmos tenga que decirte.”

Si hay algo que destaca de Naut, aún a día de hoy tras su momento de (muy breve) fama, lo que más llama la atención del juego es su capacidad para transmitir, con un lenguaje que recuerda al toque cinemático empleado por Tarkovsky y tantos otros directores obsesionados con el espacio exterior y su promesa redentora. La experiencia misma de Naut no transciende la de otros first person walkers como Timeframe, ni en temática ni en estilo de interacción. Las visuales son más cercanas a No Man’s Sky, eso es cierto, y por ese motivo, el tono es infinitamente más optimista y prometedor. De hecho, es posible que la mejor manera de recomendar este juego “No Man’s Sky pero estás en un planeta andando todo el tiempo, y no mueres por falta de oxígeno,” así que si os llama eso, echadle un ojo porque vale la pena.

Bueno, una semana más, aunque esta es especial, porque es en la que cumplen mi padre y mi hermano pequeño, así que a celebrarlo!

Selección de juegos 04/03/2019

Cada vez estoy  más convencido de que hay toda una mina de juegos olvidados de principios de los 2000 que deberían ser recuperados. Hoy tengo otro en la lista, pero como siempre, también hay otros 4 interesantes que he encontrado en itch.io. Disfrutad!

1) Paddle Ball Nightmare, por HawkSandwich (itch.io)

Sin título

“Juega al paddle. Cosas siniestras entrarán en tu habitación. Si se te cae, pierdes.”

No sabría decir si la premisa de este juego es “no te asustes” o “contén la risa.” Siendo honestos, el apartado sonoro de este juego hace el 80% del esfuerzo para transmitir una sensación de terror o, cuanto menos, de disconformidad, pero para cuando terminemos la primera partida, la repetición de los sustos irá minando su efectividad con cada vez más fuerza. Hay un prototipo de experiencia aquí que siento que podría dar lugar a un desarrollo muy interesante, pero tal y como está, se siente como un tutorial de un juego mucho mayor. Con todo, me gustan los diseños de algunos sustos, y no he podido evitar recomendarlo por lo gracioso del concepto.

2) Actophob 4, por c a s i o p e a (itch.io)

Sin título

“Un juego que hicimos en 3 días por la My First Game Jam de 2017.”

Si Paddle Ball Nightmare es un juego que promete mucho pero aún deja algo que desear, Actophob es una invitación a experimentar lo que, a todas luces, parece una exageración paródica del estilo de Vlambeer con la simpleza e inmediatez de Duck Game. Es un juego tan simple y efectivo que no necesito a nadie construyendo más niveles o retos para él, porque ya sé perfectamente lo que me está diciendo: que el secreto de los juegos de Vlambeer es hacer un arcade y añadirle toques de Game Feel procedentes directamente del manual de Steven Swink. Éxito instantáneo.

3) Funny Pizza Land por Roman (itch.io)

Sin título

“Creado para ser una pintura jugable, Funny Pizza Land se lanzó hace mucho tiempo, en 2002.”

Hay todo una mina (que digo mina, un país) entero de juegos experimentales olvidados que la crítica especializada olvidó tras la desolación artística que produjeron Braid Super Meat Boy, y Funny Pizza Land es una demostración clara de que es un país que vale la pena recuperar. No hay mucho del juego que no pueda revelar sin ir en demasiado detalle sobre su (bastante feísta) estilo gráfico o su (bastante torpón) estilo de juego basado en una mezcla extraña del control de tanque de Alone in the Dark y la aventura gráfica, pero todos estos elementos se pueden obviar, porque lo que esta obra promete es mucho más con apenas un par de esbozos introductorios. A día de hoy, no se habla mucho de Funny Pizza Land, pero puedo imaginármelo, en su día, copando conversaciones en foros junto a otras obras “descubiertas” como Yume Nikki Off. No cabe duda, eso sí, que el juego llamaría mucho más de entrada por su presentación que porque ofrezca realmente algo sustancioso en su discurrir, y estoy dispuesto a admitir que el juego pierde mogollón de fuelle pasado cierto punto. Pero es una gran obra que merece la pena recuperarse por lo fascinante que es.

4) Ballet of Pain por Mantis-1 (newgrounds)

Sin título

“Una historia dulce sobre crecer y dejar las malas relaciones atrás.”

Si Funny Pizza Land os deja un sabor de boca extraño o indescifrable, este juego de Bitsy publicado en Newgrounds (cosa rara vez contemplada) os traerá paz. Como tantos juegos de Bitsy, es sencillo y comunica su idea con la sencillez y pureza de un capítulo de Steven Universe. Como un capítulo de Steven Universe, su sencillez puede sentirse algo banal o incluso vacua, pero también es su razón de ser, por lo que, para aquellos que lo necesitan, puede sentar como un bálsamo de agua dulce después de una jornada especialmente dura en el trabajo.

5) Paint Andy por Andrew Brophy (itch.io)

Sin título

“¡PAINTANDY! ¿Qué tal si dibujas un cuadro y lo mandas a tus amigos?”

En los comentarios que hay debajo de la presentación del juego, el desarollador explica a un post contento que buena parte de la gracia de Paint Andy es su falta de información directa y su disposición a sugerirte probar cosas sin necesariamente empujarte a ellas ni ocultandotelas. Aunque es cierto que el juego se guarda un par de ases bajo la manga (no diré mucho, salvo que tienen que ver con glitches), la gracia verdadera del programa es esa, nada más. Animarte pintar. Como sucesor de Paint, no está mal. Como sucesor Super Mario Paint, tampoco (aunque pocas cosas se comparan a Super Mario Paint).

Dije que iba a recomendar una aventura gráfica, y lo he cumplido. Toma ya! La semana que viene, más cosas!

Selección de juegos 25/02/2019

Esta semana tenemos: promoción de artistas que me han gustado de Meditations! A pasarlo bien:

1) And now, the Weather, por ocarson (itch.io)

Sin título

And Now, The Weather es un juego sobre el tiempo en Gran Bretaña, la apatía británica, y la tendencia británica a sobreactuar ante inconvenientes menores.”

Empezamos con algo muy…muy particular, dejemoslo así. Una obra bastante sencilla en la que el gancho principal consiste en mover distintos fenómenos meteorológicos de un lado a otro y reírnos ante las reacciones que provocamos en la gran Albión. Es un juego que, como Rock of Ages y tantos, tantos juego para Spectrum, reposa en ese humor auto-flagelante y seco del que la cultura popular inglesa ha sacado tanto provecho en las últimas décadas. Pero voy a ser sincero: incluso un tío como yo, que se ve cualquier cosa de la BBC en cuestión de días, que ve sobre todo a Youtubers británicos y que prácticamente vive con un pie en Gran Bretaña, tiene problemas para entender la mitad de las cosas que se están referenciando aquí (pillé lo de Eurovisión, eso sí). Pero bueno, si alguien sabe más que yo, seguro que sacará más risas que yo.

2) Hungry Buddy, por q_dork (itch.io)

Sin título

“Un juego de dos jugadores en el que tú y tu compañero hambriento tenéis que alimentaros el uno al otro.”

Tanto aquí como en el proyecto que mandó para Meditations, el recurso artístico de Jenny Jiao Hsia parece consistir en mezclar la torpeza mecánica de alguien que no está a gusto con su cuerpo con el deseo irrefrenable de seguir comiendo y consumiendo, sin parar, durante horas. Si hay un estilo de juego que representa mi subconsciente más oscuro y repelente, es este. No hay nada que me llame más que una sesión de comida, bebida y descanso, y que alguien utilice el poder del software para construir experiencias que recogen el placer casi inherente que viene asociado a esas actividades con la posterior sensación de culpa me llena de felicidad y aprensión, porque temo verme más reflejado de la cuenta en estas experiencias. Ayuda mucho a aliviar la carga que la mayor parte de los juegos de Jenny sean de dos jugadores, lo que sugiere que la culpa puede, al menos, compartirse.

3) Artifacts por Marina Díez (itch.io)

Sin título

Artifacts es un simulador de caminatas sobre explorar casas abandonadas y descubrir los hábitos de sus últimos habitantes.”

Cuando un género ha conseguido recrear la experiencia del paseo, del flâneur y de la contemplación romántica con espacios y mundos tan detallados como Everybody’s Gone to the Rapture (en mi opinión, el referente más directo de esta obra) ¿Qué queda salvo desnudar el género hasta sus elementos más básicos? Es cierto que, a día de hoy, Artifacts permanece como un esqueleto de lo que promete ser un juego hecho y derecho, pero ahora mismo, tal cual existe, sugiere una manera de aproximarse al género casi impresionista. El principio fundamental sobre el que reposa este juego es evidente cuando empezamos a interactuar con los objetos de las casas: conocer los hábitos de otros es, en última instancia, conocerse a uno mismo, descubrirse ante uno mismo y ante las cosas que nos definen. Es por eso que, cuando el juego no pone ninguna barrera entre el objeto y la contemplación, hay un potencial para la auto-reflexión que quizá no sea tan comercial como la isla de Dear Esther, pero que tiene el potencial de contener el mismo valor artístico.

4) Smoothie Galaxy por pixel-boy (itch.io)

Sin título

Smoothie Galaxy es un juego de aventuras que se inspira mucho en los juegos 2D de Zelda, en el que juegas como un astronauta que ha chocado en un planeta desconocido y tiene que encontrar cuatro piezas de su nave, repartidas por el mundo…”

La verdad es que es una pena que haya tan pocos juegos que recurran al estilo de presentación de A Link to the Past para evocar mundos alienígenas o ajenos al nuestro, porque tienen el potencial de transmitir una imagen accesible al tiempo que ensombrecida por lo desconocido que Smoothie Galaxy nos presenta ahora mismo. Hay muy poco que hacer en esta pequeña pero efectiva demostración de concepto, y la sensación de movimiento conserva esa finura y ese ralentí que los juegos arcade han perfeccionado tanto en los últimos años. Pero lo interesante, para mí, es el carácter subtextual de la historia: cómo lo que parece una inocente escapada a un mundo púrpura se convierte en una sangría de criaturas que empiezan ignorándote y acaban lanzándote todo lo que tienen para protegerte ¿Alguien más se pregunta por qué los primeros enemigos son tan monos e inofensivos, comparados con los agresivos de las esquinas? Sí, hay un punto aquí de equilibrio jugable, de evitar abrumar al jugador con ataques hostiles de antemano, pero la metáfora no deja de relucir con ello.

5) Alühn por Alühn Team (Página personal)

Sin título

Alühn es un juego de aventuras clásico de los de point & click en 2D. Tiene una interfaz similar a la de viejas gemas como Monkey Island y ZakMcKracken.”

No voy a pretender que sé lo bastante de alemán como para justificar nada de lo que pasa en este juego: solo diré que se trata de una introducción relativamente sencilla hacia lo que promete ser un viaje a lo desconocido de meses. El mundo de las aventuras gráficas en Alemania goza de vida propia, hasta tal punto que celebridades como Tim Schafer reconocen tratar ese mercado de forma aparte al resto. Que existan juegos como este, más centrados en la vida personal de sus creadores y en sus fantasías personales que en prometer historias fantásticas en mundos imaginarios, es algo que no debería hacerse extraño en un tiempo como este, donde juegos como Ben There, Dan That ya han tenido su momento de gloria. Su estilo visual y sus referencias lúdicas, sin embargo, le acercan mucho más a esa corriente dadaísta y nihilista en la que Armed & Delirious nada con profusión, y a un nivel puramente narrativo, se acerca mucho más al costumbrismo apático de Kevin Smith que a las recreaciones mágicas de lo cotidiano que tanto gustan en Double Fine. Que luego pueda deciros lo que pasa en la historia y qué es lo que tiene que decir, ya es otra cosa. Un consejo previo: ponedlo en modo de compatibilidad con XP Service Pack 3 o anterior si no queréis que os vaya como un caracol.

Echaba en falta recomendar más aventuras gráficas, la verdad. A ver si puedo repetirlo la que viene!

Selección de juegos 18/02/2019

Más Kartridge esta semana, así que esperad un poco más de promoción del portal.

1) Tennis Story, por Gersh Games (Kartridge y también Steam)

Sin título

“Un juego de tenis narrativo, basado en una historia real.”

Este juego ha sido una sorpresa de lo más agradable, y aunque no pueda decir que se trata de una gema escondida ni nada parecido, tiene mucho de esa mezcla entre juego de deportes e historia que hizo a Golf Story una obra relativamente popular. El diseño de personajes, así como la disposición de los escenarios y el modelo general de interacción, recuerda mucho a esos juegos de rol para PS1 que contaban con diseños más espartanos y se valían mucho más de la monería para transmitir ideas o sensaciones. El referente más obvio que se me ocurre serían las escenas cinemáticas añadidas para Final Fantsy IV en su reedición, pero en cuanto a estilo de juego, lo más cercano es sin duda Legend of Legaia. El juego en sí no tiene mucho misterio aparte de un sistema de ralentí sumamente peliagudo que te hará perder más de una bola al principio y final del juego. Lo mejor que puedo recomendar para esta historia es ir con calma y tener cuidado de no equivocarse mucho.

2) Black Room, por Cassie McQuater (itch.io)

Sin título

Black Room es un juego narrativo y de navegador sobre quedarte dormido mientras estás con el ordenador y en Internet. “

Me di cuenta de la existencia de este juego a raíz de una recomendación de Liz Ryerson, y tengo que decir, se trata exactamente del tipo de experiencia minimalista que Everything is going to be OK nunca me terminó de ofrecer. La diferencia principal entre el trabajo de Natalie Lawhead y el Cassie McQuater es que una se apoya en imaginería distorsionada y en el glitch como recurso estético, mientras que la otra se apoya en el sprite clásico y en la yuxtaposición siniestra que surge de mezclar según qué paletas con según qué diseños. A lo mejor este es mi yo de 14 años el que habla, pero un sprite bien presentado siempre me provoca un efecto mayor que un glitch, especialmente a día de hoy, que llevo como 20 títulos seguidos de juegos con estética bug. La descripción de Cass, en todo caso, es especialmente certera para un tiempo muy determinado de la vieja Internet, en la que predominaba el uso de dibujos estéticamente correctos pero horriblemente contextualizados. Ese efecto artístico, en mi opinión, es el que hace que Black Room me atraiga tanto. No puedo dejar de recomendarlo, la verdad.

3) Rose & Camellia por Nigoro (Página personal)

Sin título

Esto es el arte elegante del conflicto femenino.

Este es mi juego de la semana, y lo sabemos todos. No he dejado la descripción en negrita por nada. Se trata de una pequeña joya de la era Flash que proviene de los mismos creadores que La Mulana, pero reconozco un estilo cuando lo veo: la escena Flash japonesa de la primera era de 2Chan. Había miles de proyectos así, y la mayoría se apoyaban en alguna franquicia popular del momento para hacer un chiste barato (los de Gundam SEED me van a perseguir durante toda la vida). ¿Pero esto? Esto supera toda esa escena y se convierte en una mezcla hermosa y perfecta de La Princesa de Versalles Jojo’s Bizarre Adventure. No voy a vender de más el juego, porque es corto y sencillo (igual que la mayoría de los títulos Flash, se basa en el movimiento del ratón y un par de clicks), pero es un argumento perfecto en favor de lo mucho que es capaz de hacer una buena presentación por un esquema de interacción relativamente sencillo. Cada vez estoy más convencido de que Flash fue una época de oro.

4) iii  por Ywainczak (Kartridge)

Sin título

iii es un pequeño “gatovania” sobre un gato tuerto saliendo de su espacio de confort.”

A primera vista, el título de este juego sugiere alguna conexión temática con VVVVV y otros juegos independientes y orientados al plataformeo. Pero la realidad es que se trata de un juego mucho más cercano a los juegos preciosistas que tanto éxito tienen hoy en día, tanto fuera como dentro del ámbito independiente, como Ori and the Blind Forest Fox Flares (por barrer un poco para casa). El estilo visual, eso sí, reposa en un estilo ligeramente más cercano a la corriente synthwave que Hotline Miami convirtió en moda permanente. Para mí, la gracia de este juego reposa más en la paleta de colores (que no se suele aplicar a este tipo de estilos) y en el diseño a lo Palladine de los personajes principales. La experiencia lúdica en sí es relativamente banal, pero cuanto menos, no presenta ningún revés severo.

5) El Caballero por Albarji (waxoo)

th_830334150_elcaballero_122_576lo

“El Caballero es, sin duda, el juego más famoso de Albarji Productions hasta la fecha.”

Voy a ser sincero: este juego está aquí porque las otras dos opciones que tenía han salido mal (más que nada, por emulaciones infructuosas). Así que he decidido tirar sobre seguro y recomendar un juego muy viejo, aunque sea por motivos arqueológicos. A día de hoy, describir El Caballero es difícil de describir e incluso de recomendar: sus chistes son anticuados, sus referencias pasadas de moda (¿Recordaís El Informal? ¿El Show de Flo? ¿Las primeras versiones del Club de la Comedia?), y su actitud a la hora de estructura conflicto y progresión deben todo a la mentalidad continuista y lineal de Final Fantasy IV V. En muchos sentidos, el trabajo de Albarji es el eslabón perdido entre los trabajos anárquicos y descontrolados de Charnego Translations y los proyectos mucho más refinados de Locomalito. Todos conservan un carácter underground, un estilo contracultural, y mal que pese, coinciden en su manera de aproximarse a las convenciones de diseño “oficiales:” con una ironía controlada, pero tampoco muy desprendida. Siendo totalmente sinceros, hay cosas del Caballero que no están tan mal: en sus mejores momentos, es un título de RPG Maker bastante competente. Y no son los chistes o el tono juvenil lo que le echa tanto para abajo como su excesiva devoción a los vicios más comunes de ese tipo de juegos (grindeo, soluciones obtusas, diálogos mal ordenados o poco sofisticados, etc…)

Pues ya está. Creo que he agotado Kartridge para un par de semanas, así que esperar mucho de cualquier otra cosa en la próxima lista!