Meditaciones Diarias – 81 (Quang)

“….Allá por 2008, mi novia de aquél momento estaba pasando por un momento duro. Le pregunté qué podía hacer para animarla. ‘Un viaje a Hawaii,’ respondió (…) El 22 de marzo visitamos Sunset Beach en el lado norte de Oahu. Estaba vacío y era uno de los lugares más bonitos que he visitado. Trato de capturar esa sensación en esta pequeña Meditación mientras clickas para respirar”

Sin título

Nuevamente, tenemos una meditación simple en extremo que se orienta en torno a una reproducción mecánica de una actividad común. La asociación implícita entre respirar y relajación que Quang hace con la imagen de Sunset Beach es un prototipo perfecto para el tipo de experiencia relajada que imágenes como la de la isla de Oahu transmiten a tanta gente. Además, el acto de jugar a esta meditación abre la puerta a experimentaciones y ritmos que se alejan bastante del propósito contemplativo de su autor (podemos darle un poco de brío a las respiraciones si queremos).

Anuncios

Meditaciones Diarias – 80 (Malath Abbas)

“Esperanza. El 21 de marzo es el Año Nuevo de la Fe Bahai, así como de otras culturas y religiones. Sigue a nuestro día 19 Fast, que sirve de recordatorio de esperanza, paciencia y alegría. Suelo pensar en los amigos y familia que mantienen el valor ante la adversidad. La esperanza siempre les hace triunfar. La primavera es un gran momento para reflexionar estas cosas…”

Sin título

Entiendo la idea de Malath Abbas a la hora de retratar el concepto de la esperanza en esta meditación. A fin de cuentas, la fe Bahai (con la que me familiaricé mucho en su momento) la considera uno de los elementos fundamentales que los fieles han de tener para poder seguir adelante. Pero no puedo evitar sentir que lo que le ha quedado tiene un toque levemente…siniestro. No sé, a lo mejor soy el único, ya diréis vosotros.

Meditaciones Diarias – 79 (Pedro Paiva)

“El título del juego es Danny Sullivan’s Indie Heat.”

Sin título

¡Mira quién ha aparecido! Los juegos de Pedro Paiva ya son viejos conocidos en mi caso, y no hace falta indagar mucho para entender la metáfora que se está haciendo con este. El mismo título lo deja bastante claro, a fin de cuentas. Todos los bólidos quieren el título, pero ninguno puede alcanzarlo. Y tus intentos por ser el primero de la lista son tan futiles como tiernos. No me cabe la menor duda que Paiva ha sacado esto al mismo tiempo que el GDC con intencionalidad plena. En todo caso, aún no he sido capaz de llegar al trofeo, pero puede que con un poco de esfuerzo se logre, aunque también tengo la sospecha de que los coches se van generando de forma espontánea, así que no me hagáis mucho caso.

Meditaciones Diarias – 78 (Katherine Stull y Jack Bransky)

“Cuando conseguí una entrada gratis para GDC, no podía creérmelo. Ir al evento era un sueño personal. Pero la ansiedad nubló mi excitación: ¿Y si no podía permitirme comer o un lugar en el que quedarme? Nunca había viajado sola antes, y mucho menos en un avión (…). Pero cuando el día llegó, tenía que intentarlo y superarlo; y con cada paso que daba, el peso de mis hombros se iba relajando (…). La ansiedad dio paso, lentamente, a una de las mejores experiencias de mi vida.”

Sin título

Aunque se trata de un proyecto colaborativo entre Katherine Stull y Jack Bransky, la meditación de hoy recrea un momento muy personal mediante un esquema de mecánicos sencillo y determinista. Hay mucho de la experiencia detallada aquí que recuerda a los momentos más oscuros de mi carrera, cuando el dinero de la beca empezó a agotarse, el precio del alquiler subió y la necesidad de organizar el dinero se hizo cada vez mayor. Es un proceso que, como ya comenté, se siente cercano pero que también se explica de un modo que recuerda a un diorama de principios del siglo XX.

Meditaciones Diarias – 77 (Marina Kittaka)

“Recuerda que puedes ser una alma activa, rodeada de amigos. Hoy no…esos días pasaron…pero algún día volverán.”

Sin título

No es difícil adivinar las inspiraciones de Marina Kittaka para esta inspiración, así como la analogía que pretende establecer con la descripción del principio. El recuerdo de algo tan permanente e importante para la historia del medio como Final Fantasy es un eslabón perfecto para hablar de amistades pasadas, y el dinamismo y alegría que la autora instila en su meditación se ve inmediatamente contrastada por el carácter inmediatamente banal que todos los hechos de la pantalla suponen para el jugador. Ninguna batalla puede ser perdida, ningún objeto puede ser hallado, ninguna resolución se va a lograr hallar: éstos no son más que recuerdos de una época que ya no está, y como tales, no pueden alterarse

Meditaciones Diarias – 76 (Jonathan ‘Ellian’ Rousseau)

“Venga, hombre. Todos hemos visto esas pelis y leído esos libros. Yo seguro que sí. Ya sabéis, las historias esas en las que alguien se siente solo, apartado o alejado de una comunidad. El chaval nuevo de la clase, sentándose aparte (…) ¡Todos adoran esas pelis! Así que ¿por qué nadie aplica sus lecciones al día a día? Piensa que puedes cambiar la vida de una persona si les dejas entrar en la tuya.”

Sin título

He aquí una meditación bastante simple pero efectiva de un concepto con el que no me termino de identificar. La idea central de la experiencia (que ayudemos a integrar a la gente a los círculos de amigos que sintonicen mejor con sus intereses) está explicada en clave simbólica y sigue un diseño y un estilo accesible y agradable al ojo. Me gusta especialmente el movimiento del personaje principal. Al mismo tiempo, hay algo un poco invasivo en el hecho de ir moviendo gente de un lado a otro intentando hacerla encajar a como sea. A lo mejor hubiese sido interesante añadir algunas posibilidades más, para evitar que el juego se sintiera muy determinista. Pero bueno, todo eso es especulación banal de mi parte. Un trabajo muy interesante, Jonathan ‘Ellian’ Rousseau.

Meditaciones Diarias – 75 (Caelan Pollock)

“Mañana es tu cumpleaños. Hoy es el último día en el que tendrás cinco años.”

Sin título.png

Lo que parecía empezar como una deprimente representación del significado de cambiar de edad ha acabado convirtiéndose en un auténtico relato de terror que hace justicia a la estética a lo Don’t Starve de la que se vale la meditación de hoy, dispuesta para Caelan Pollock. El giro de tuerca final que se nos ofrece al final es digna inspiración de otros relatos de terror surrealista como Eraserhead y tantas obras más, y aunque es cierto que el tono de la general de la obra respira pesimismo por los cuatro costados, su manera de presentar la historia es lo bastante única y original como para que valga la pena probarlo aunque sea una vez.